lunes, 15 de octubre de 2012

POTENCIAL CALÓRICO TERRESTRE: LA ENERGÍA GEOTÉRMICA

La energía geotérmica es la energía producida por el calor interno de la tierra, se basa en el hecho de que la Tierra está más caliente cuanto más profundamente se perfora. La energía geotérmica puede derivarse de vapor de agua atrapado a gran profundidad bajo la superficie terrestre. Si se hace llegar a la superficie, puede mover una turbina para generar electricidad. Otra posibilidad es calentar agua bombeándola a través de rocas profundas calientes. Aunque esta fuente de energía subterránea es en teoría ilimitada, en la mayor parte de las zonas habitables del planeta está demasiado profunda como para que sea rentable perforar pozos para aprovecharla.


El calor se produce entre la corteza y el manto superior de la Tierra, sobre todo por desintegración de elementos radiactivos. Esta energía geotérmica se transfiere a la superficie por difusión, por movimientos de convección en el magma (roca fundida) y por circulación de agua en las profundidades. Sus manifestaciones hidrotérmicas superficiales son, entre otras, los manantiales calientes, los géiseres y las fumarolas. Las perforaciones modernas en los sistemas geotérmicos alcanzan reservas de agua y de vapor, calentados por magma mucho más profundo, que se encuentran hasta los 3.000 m bajo el nivel del mar. El vapor se purifica en la boca del pozo antes de ser transportado en tubos grandes y aislados hasta las turbinas. La energía térmica puede obtenerse también a partir de géiseres y de grietas.
 
 
Una vez que mediante perforaciones se ha comprobado la existencia de un "reservorio" o yacimiento geotérmico con temperatura y salinidad comercialmente explotable, se procede a completar el caudal de fluido requerido para mover la turbina, para lo cual se perforan los pozos adicionales necesarios, en función de la producción energética de cada pozo. Para mover las turbinas se utiliza solamente el vapor de agua, al cual se le debe eliminar toda la humedad y cualquier partícula sólida. El fluido geotérmico que produce se hace pasar por un separador ciclónico que separa el vapor del agua caliente. Esta última se descarta reinyectándola al interior de la tierra. El vapor se hacer circular por turbinas de paletas múltiple, que extraen al vapor su energía, haciendo girar un generador, para así producir energía eléctrica.
 
 
Los yacimientos geotérmicos tienen posibilidades de ser explotados porque se puede encontrar calor atrapado en capas de agua que se filtran en las rocas porosas. Tales yacimientos de agua caliente sólo se encuentran en algunas regiones volcánicas y en cuencas sedimentarias, las cuales se forman a partir de depósitos sucesivos de materia orgánica. Estas son transformadas en restos calcáreos en forma de capas y si una capa de arcilla se forma en medio de estos apilamientos, el agua queda aprisionada dentro, formando una capa geotérmica. La energía geotérmica tiene diferentes aplicaciones según la temperatura a la cual brota el agua. Se usa para la producción de electricidad o como calefacción para las casas y edificios.
 
 
Existen tres tipos de yacimientos geotérmicos:
Yacimientos Geotérmicos De Muy Alta Energía. Cuya temperatura llega hasta los 1000 o 1200ºC. En estos yacimientos las rocas secas y poco profundas recalientan las tuberías, por las cuales circula agua, produciendo vapor, la cual por un circuito alterno mueve las turbinas. Estos yacimientos son de explotación muy costosa.
Yacimientos Geotérmicos De Alta Energía. Cuya temperatura llega a los 150ºC. El agua caliente, al estar al estar sujeta a una fuerte presión no puede utilizarse directamente, pues daña las palas de las turbinas. Estos yacimientos son perfectos para la producción de electricidad. La central tipo más antigua está en Larderella, en el norte de Italia; proporciona suficiente electricidad para abastecer a todo el sistema de ferrocarriles italianos.
Yacimientos Geotérmicos De Baja Energía. Cuya temperatura varía entre los 20 y 50ºC. Son usados directamente para la calefacción de las casas, así como para piscinas e invernaderos.
 
 
La energía geotérmica se desarrolló para su aprovechamiento como energía eléctrica en 1904, en Toscaza (Italia), donde la producción es continúa en la actualidad. Los fluidos geotérmicos se usan también como calefacción en Budapest (Hungría), en algunas zonas de París, en la ciudad de Reykjavík, en otras ciudades islandesas y en varias zonas de Estados Unidos. En la actualidad, se está probando una técnica nueva consistente en perforar rocas secas y calientes situadas bajo sistemas volcánicos en reposo para luego introducir agua superficial que regresa como vapor muy enfriado. La energía geotérmica tiene un gran potencial: se calcula, basándose en todos los sistemas hidrotérmicos conocidos con temperaturas superiores a los 150°C, que Estados Unidos podría producir 23.000MW en 30 años. En otros 18 países, la capacidad geotérmica total fue de 5.800MW.
 
 
El cinturón volcánico circumpacífico que atraviesa el territorio peruano, origina diversas fuentes geotermales, con temperaturas superiores a los 50ºC. El Instituto Geológico Minero Metalúrgico (INGEMMET), en 1978 hizo un inventario de las fuentes geotermales del país, revelando la existencia de más de 200 fuentes en la cordillera oriental y occidental de los andes, divididos en 6 regiones geotérmicas:
- Cajamarca, La Libertad, Callejón de Huaylas, Churín y Zona Central. Que presentan manifestaciones geotermales vinculadas a fallas profundas.
-   Cordillera volcánica del sur, Cusco –Puno. Corresponden a un vulcanismo joven y aún activo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario